Botox para Tratar la Alopecia Androgénica

0
22

La toxina botulínica A (BTX A) se ha utilizado para el tratamiento de arrugas, hiperhidrosis y dolores de cabeza. Ahora, se lanzan varios estudios para evaluar la toxina botulínica A para tratar la alopecia androgénica.

Se cree que el cuero cabelludo calvo tiene una insuficiencia microvascular relativa. Los vasos sanguíneos del cuero cabelludo viajan a través del plano intramuscular. La inyección intramuscular de toxina botulínica relaja los músculos y, por lo tanto, aumenta el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo calvo.

Materiales y métodos:

El estudio se realizó en Dermatología OPD del centro de atención terciaria. Se incluyó en el estudio a un total de 10 pacientes varones de 22 a 42 años con AGA que informaron que cumplían consecutivamente los criterios de inclusión en el estudio. Se obtuvo la autorización del comité de ética institucional para realizar el estudio. El diagnóstico de AGA se basó en el examen clínico y la tricoscopia. Los criterios de inclusión para el estudio incluyeron pacientes masculinos, Norwood-Hamilton grado II-IV, sin tratamiento durante los últimos 6 meses, consentimiento para ser parte del estudio y listos para seguimientos regulares y fotografías. Los criterios de exclusión fueron cualquier diagnóstico concomitante como alopecia areata, infección localizada que impida la inyección y cualquier medicamento concomitante o comorbilidades como trastornos neuromusculares, que impidan el uso de toxina botulínica o cualquier fobia a las agujas.

Inyección:

Se diluyó toxina botulínica A 100 U en 1 ml de solución salina normal. Se utilizó una jeringa de insulina de capacidad 40 U/mL para inyección, lo que resultó en una concentración de 2.5 U por cada marca de jeringa de insulina. En 30 sitios diferentes, se inyectaron 5 U, lo que dio como resultado un total de 150 U. Las inyecciones fueron intramusculares y se seleccionaron los sitios en los músculos frontal, occipital, temporal y periauricular.

Sitios de inyecciones

Evaluación de la eficacia:

Los pacientes fueron evaluados clínicamente y se tomaron fotografías previas al tratamiento. Fueron evaluados a las 24 semanas y se tomaron fotografías repetidas. También se les preguntó acerca de la mejora en el crecimiento del cabello y se calificó objetivamente en una escala de 0, 1, 2 y 3 para malo, regular, bueno y excelente. Las fotografías también fueron evaluadas por dos observadores y el crecimiento del cabello se calificó como 0, 1, 2 o 3 para malo, regular, bueno o excelente.

Resultados:

El resultado se evaluó al final de las 24 semanas. De 10 pacientes, 8 tuvieron una respuesta de buena a excelente en la evaluación fotográfica. Un paciente tuvo una mala respuesta y otro mostró una respuesta regular al tratamiento al final de las 24 semanas. Según la autoevaluación, 7 de 10 pacientes tuvieron una respuesta de buena a excelente. Dos pacientes tuvieron una respuesta regular y uno mostró una respuesta deficiente. No se observaron efectos adversos durante la terapia.

(A y B) Excelente respuesta a las 24 semanas

(A y B) Mala respuesta observada a las 24 semanas

(A y B) Excelente respuesta a las 24 semanas

(A y B) Buena respuesta a las 24 semanas

(A y B) Respuesta buena a las 24 semanas

Conclusión:

En este estudio piloto se descubrió que la toxina botulínica es una terapia segura y eficaz para el tratamiento de la alopecia androgenética. Se requieren estudios con un tamaño de muestra más grande y ensayos controlados aleatorios para establecer el papel de la toxina botulínica en el tratamiento de la alopecia androgenética.

Discusión:

La patogenia exacta de la calvicie de patrón masculino aún no se conoce. Hay varios factores causales implicados en la causa de la calvicie de patrón masculino. Orentreich propuso que la minituarización de los folículos pilosos ocurre en el folículo piloso sensible a los andrógenos genéticamente predispuesto. Esta teoría androgenética ha sido la teoría más predominante para la calvicie de patrón masculino y los antiandrógenos como la finasterida se utilizan con éxito para el tratamiento de esta afección. Zappacosta describió el tratamiento de la calvicie de patrón masculino en pacientes que reciben minoxidil para la hipertensión y sugirió el minoxidil tópico como un tratamiento eficaz. Pocos estudios experimentales sugirieron que el flujo sanguíneo subcutáneo en el cuero cabelludo de un paciente con calvicie de patrón masculino se redujo en gran medida en comparación con los controles. Goldman y col. realizaron un experimento en el que midieron la pO2 transcutánea del cuero cabelludo en la calvicie de patrón masculino y para averiguar si el cuero cabelludo calvo en realidad tiene alguna insuficiencia microvascular. Descubrieron que la pO2 transcutánea en reposo era significativamente menor en el cuero cabelludo calvo frontal en comparación con el cuero cabelludo temporal con pelo en pacientes con calvicie de patrón masculino. La pO2 transcutánea en el cuero cabelludo frontal calvo también fue significativamente menor en comparación con el cuero cabelludo frontal con pelo de los controles y la pO2 transcutánea del cuero cabelludo frontal y temporal con pelo en los controles no fue significativamente diferente. Esta relativa insuficiencia microvascular posiblemente se deba a que las áreas frontal y vertex están irrigadas por las arterias supratroclear y supraorbitaria, que son ramas más pequeñas de la arteria carótida interna, y se superpone a la galea aponeurotica, que es relativamente menos vascular en comparación con las áreas temporal y occipital, que se superponen músculos.

La inyección de toxina botulínica relaja el músculo, lo que reduce la presión sobre la vasculatura musculocutánea y perforante, lo que aumenta potencialmente el suministro de sangre y la pO2 transcutánea. Este aumento del flujo sanguíneo también puede conducir al lavado de la DHT acumulada, reduciendo así la señal de minituarización del folículo piloso. Encontramos que la toxina botulínica es una terapia eficaz para el manejo de AGA en nuestro estudio piloto, sin embargo, es necesario realizar estudios más amplios y ensayos controlados para compararlo con las modalidades aprobadas por la FDA. La pO2 transcutánea y el suministro de sangre antes y después de la inyección botulínica, si se realizan, también proporcionarán información sobre la patogenia de esta enfermedad común y el mecanismo de acción de la toxina botulínica en el tratamiento de AGA.