Caída (Shedding) después de un Trasplante de Cabello

0
355

Caída (Shedding) después de un Trasplante de Cabello

A continuación se discuten las causas y los efectos del shedding (o caída) después de la cirugía de trasplante de cabello, así como estrategias para reducir o controlar la cantidad de la caída después de un procedimiento. Es importante diferenciar entre la caída de injertos trasplantados post-operatoria y la caída de cabellos normal, que ocurre en los cabellos no trasplantados, tras un procedimiento de restauración de cabello.

 

Caída de los cabellos trasplantados

La caída o shedding de los cabellos trasplantados es una ocurrencia casi universal después un trasplante de cabello. Esto se produce porque durante el trasplante de cabello un injerto es temporalmente despojado de su suministro de sangre. Como respuesta a este trauma, los injertos sueltan sus cabellos. La caída de los cabellos trasplantados es notada a partir de una semana después del procedimiento y continúa hasta seis semanas después. Un porcentaje muy pequeño de pacientes no tiene caída y el cabello trasplantado sigue creciendo. En otros, el cabello trasplantado permanece en el cuero cabelludo durante meses hasta que nuevo cabello lo empuja hacia afuera. Es importante señalar que si un paciente tiene o no caída tiene ninguna influencia sobre el resultado de la restauración de cabello.

 

Caída del cabello existente en el área de trasplante de cabello

En los pocos meses después de un trasplante de cabello – ya sea mediante el Trasplante de Unidad Folicular (FUT) o Extracción de Unidad Folicular (FUE) – antes de que el nuevo cabello empiece a crecer, puede haber algo de caída de los cabellos nativos. A causa de esto, el área trasplantada pueden aparecer temporalmente más adelgazada. Este es un fenómeno transitorio que se produce como resultado de la cirugía de trasplante de pelo y se corregirá cuando el nuevo cabello empiece a crecer. Es el resultado del choque que experimenta el cabello existente, en lugar de un daño permanente, y no debe ser causa de preocupación.

 

El término médico para esta caída tras la cirugía de restauración de cabello es “efluvio“, que significa literalmente “derramando”. Generalmente, el cabello que ya está al final de su vida útil, debido a la calvicie genética – un proceso llamado “miniaturización” – es más probable que se caiga. Menos probable, es que algunos cabellos normales se caigan, pero deberían volver a crecer. Curiosamente, si los trasplantes de cabello están separados por menos de un año, además, a menudo se advierte algo de caída del cabello del primer trasplante, pero este pelo vuelve a crecer completamente.

En general, a mayor miniaturización que el paciente tenga, y cuanto más rápida sea su pérdida del cabello, más probable será que experimente caída a causa de la cirugía de trasplante de pelo. Los jóvenes que experimentan caída rápida serán los que tengan el mayor riesgo. Pacientes de edad avanzada con pérdida de cabello estable, o aquellos de cualquier edad con miniaturización limitada, tendrán menos riesgos.

Para la mayoría de los pacientes, si el efluvio ocurre, es una cuestión menor y no debe ser causa de preocupación. En un caso típico, el cabello del paciente se ve un poco más delgado de lo normal durante el período de varios meses tras el trasplante de cabello, cuando el cabello trasplantado se encuentra en su fase latente. El adelgazamiento suele ser más molesto para el paciente que perceptible para los demás.