Historia del Trasplante de Cabello

0
69

La primera cirugía de trasplante de cabello para la calvicie de patrón masculino fue realizada por el Dr. Norman Orentreich en 1952 en la ciudad de Nueva York. Después de que una comunidad médica incrédula rechazara las primeras presentaciones de su artículo, este estudio histórico fue finalmente publicado en 1959. El Dr. Orentreich acuñó el término “dominio del donante” para explicar el principio básico del trasplante de cabello que dice que el cabello trasplantado continúa mostrando la mismas características del cabello de donde fue tomado. En otras palabras, el cabello sano que se cosecha de la parte posterior o lateral del cuero cabelludo (la zona permanente) seguirá creciendo como si todavía estuviera en su ubicación original. El dominio del donante explica por qué el cabello en el área donante, que es resistente a la calvicie, continúa creciendo después de que se trasplanta a las áreas del cuero cabelludo que están adelgazadas o calvas.

Desafortunadamente, el entusiasmo por este descubrimiento alejó el enfoque de la realidad de que el simple hecho de hacer crecer el cabello no garantizaba un resultado cosmético exitoso. De hecho, los injertos grandes de piel y cabello de 4 mm utilizados por el Dr. Orentreich (injertos del ancho de borradores de lápiz) hicieron que un resultado natural fuera prácticamente imposible. A lo largo de la década de 1970, todos los procedimientos de trasplante de cabello utilizaron injertos grandes, que se conocieron comúnmente como “tapones de cabello”, o plugs, y el término “plugs” se convirtió en sinónimo de trasplante de cabello en la cultura popular. Durante años, estos grandes injertos representaron la única opción quirúrgica, por lo que los pacientes, que querían recuperar su cabello, aceptaron los resultados menos que óptimos.

Avanzando en la teoría del dominio del donante, Walter P. Unger, M.D. definió los parámetros de la “Zona del donante seguro” de la cual se podrían extraer los folículos pilosos más permanentes para el trasplante de cabello. Como el cabello trasplantado solo crecerá en su nuevo sitio durante el tiempo que lo haría en su sitio original, estos parámetros continúan sirviendo como la base fundamental para la recolección de folículos pilosos.

Mini-injertos y Micro-injertos

En 1984, se introdujo en el campo de la restauración del cabello el “mini-injerto”, la técnica de utilizar injertos más pequeños cortados de una tira de tejido donante, en lugar de extraerlos directamente desde la parte posterior del cuero cabelludo. Los médicos comenzaron a utilizar “microinjertos”, incluso injertos más pequeños de 1 o 2 pelos, para suavizar la línea frontal del cabello. El procedimiento que usaba mini-injertos en el centro del cuero cabelludo con micro-injertos colocados alrededor de ellos para hacerlos lucir más naturales se llamó “mini-micro” injerto. Los procedimientos de mini-micro injertos suplantaron gradualmente la técnica del plug y se convirtieron en la forma principal de cirugía de restauración del cabello durante los siguientes 20 años (es decir, hasta la década de 1990). Otros métodos de cirugía de restauración del cabello, como las reducciones y los colgajos del cuero cabelludo, dieron como resultado resultados de apariencia poco natural.

El uso de una gran cantidad de mini-micro injertos, una técnica llamada “mega-sesiones”, ganó popularidad a mediados de la década de 1990. Aumentar el tamaño de las sesiones de trasplante de cabello era una extensión lógica de la técnica de mini-microinjerto, ya que requería básicamente las mismas habilidades de las sesiones más pequeñas. El problema con el mini-microinjerto era que los tamaños de los injertos eran arbitrarios y no imitaban lo que ocurría en la naturaleza. Los mini-injertos pueden verse un poco gruesos y las áreas micro-injertadas pueden parecer demasiado delgadas. Además, en la técnica de mini-microinjerto, la piel entre las unidades foliculares no se recortó, lo que requirió sitios receptores más grandes de lo necesario, heridas más grandes y una curación y crecimiento del injerto más variable.

Trasplante de unidades foliculares – FUT

En 1994, la introducción del Trasplante de Unidades Foliculares (FUT) por los Dres. Bernstein y Rassman en 1995, en el que la disección de injerto estereoscópica (basada en la técnica de disección del Dr. Bobby Limmer) se utiliza para obtener unidades foliculares de una tira de donante, mejoró dramáticamente los resultados, pero también aumentó las habilidades requeridas por el cirujano y personal para realizar trasplantes de cabello.

El trasplante de unidades foliculares fue recibido inicialmente con gran escepticismo y resistencia por parte de la comunidad de restauración capilar. Después de una oleada de interés de muchos pacientes, principalmente impulsada por los pacientes que promocionan sus excelentes resultados en Internet, muchos médicos adoptaron la técnica. Para el año 2000, los procedimientos de trasplante de cabello FUT se habían generalizado y poco después FUT se convirtió en estándar para la restauración quirúrgica del cabello.

Extracción de Unidades Foliculares – FUE

 

La idea del Dr. Orentreich de recolectar injertos directamente de la parte posterior del cuero cabelludo, en lugar de recolectarlos de una tira donante, nunca se popularizó por completo pues el FUT era el procedimiento de elección para la mayoría de los pacientes. Los médicos se habían acostumbrado a realizar trasplantes de cabello basados ​​en unidades foliculares. Posteriormente, un médico australiano comenzó a investigar la idea de extraer  unidades naturales directamente del área donante con un punch muy pequeño. La idea ganó popularidad en los Estados Unidos cuando Bernstein y Rassman trabajaron en esta técnica e introdujeron la “extracción de unidades foliculares (FUE)” en la literatura médica en su publicación de 2002, Extracción de unidades foliculares: cirugía mínimamente invasiva para el trasplante de cabello.

En FUE, se usa un instrumento para hacer una pequeña incisión circular en la piel alrededor de una unidad folicular, separándola del tejido circundante. Luego, se extrae la unidad folicular del cuero cabelludo, dejando un pequeño orificio (que se cura en unos pocos días). Este proceso se repite hasta obtener un número suficiente de folículos.

Al igual que FUT, FUE también enfrentó una resistencia inicial debido a un nuevo conjunto de habilidades quirúrgicas requeridas por el cirujano y el personal. Dado que FUE requiere un dispositivo especial para extraer unidades foliculares completas, la carrera para desarrollar el instrumento óptimo se puso en marcha. A pesar de estos obstáculos, la demanda de los pacientes de un procedimiento de trasplante de cabello que no dejara una cicatriz lineal en el área donante comenzó a crecer.

Los trasplantes de cabello FUE ganaron más impulso con el artículo de Harris en 2005, en el que se introdujo el concepto de un instrumento de punzón afilado/desafilado de dos pasos para FUE. El procedimiento de dos pasos utiliza un instrumento de punta afilada para cortar primero parte del camino en la piel y luego un segundo golpe con una punta roma para cortar más profundamente en la dermis. Esto ha demostrado ser importante para minimizar el daño a las unidades foliculares durante la extracción. A pesar de las ventajas del procedimiento de dos pasos, algunas herramientas FUE como los sistemas NeoGraft y SmartGraft, todavía usan solo un punzón afilado. Varios instrumentos FUE de uso común, como el sistema SAFE y el sistema robótico de trasplante de cabello ARTAS, utilizan un mecanismo de doble punzón afilado/romo.

La popularidad del trasplante de cabello FUE se ha disparado en los últimos años, aunque FUT todavía se realiza ampliamente. Ambos procedimientos tienen sus ventajas y limitaciones para diferentes tipos de pacientes, por lo que muchos médicos consideran que la capacidad de ofrecer ambos procedimientos es esencial para brindar a los pacientes las mejores opciones quirúrgicas. La cuestión de qué procedimiento se debe realizar para un paciente está determinada en gran medida por factores como la holgura del cuero cabelludo, la longitud del cabello que lleva el paciente y el volumen de cabello deseado en la restauración del cabello.

Extracción robótica de unidades foliculares

La extracción robótica de unidades foliculares (R-FUE) es un procedimiento quirúrgico de restauración del cabello en el que un dispositivo computarizado controlado por un médico utiliza un sistema óptico tridimensional de precisión para ubicar y recolectar unidades foliculares directamente del área donante. Restoration Robotics, Inc. introdujo el trasplante de cabello robótico en el campo de la restauración del cabello en 2011 cuando lanzó el primer robot ARTAS.

El Robot ARTAS, la tecnología más avanzada en restauración capilar, ayuda al médico en la extracción de injertos y la creación de sitios receptores con precisión y consistencia que supera las técnicas manuales. Un brazo robótico guiado por imágenes despliega el punzón de doble aguja asegurando precisión en cada cosecha. El robot se puede utilizar en pacientes con diferentes características de cabello, de diferentes orígenes étnicos y de diferentes partes de su cuero cabelludo. Aunque solo está aprobado para su uso en hombres, es eficaz para pacientes de ambos sexos.