Hormonas en la pérdida del cabello

0
852

El papel de las hormonas en la pérdida del cabello

Las hormonas son sustancias bioquímicas producidas por diversas glándulas localizadas a través de todo el cuerpo. Estas glándulas secretan hormonas directamente en el torrente sanguíneo, propagando los productos químicos a lo largo de todo el cuerpo. Las hormonas son muy poderosas. Cantidades diminutas pueden tener efectos profundos sobre el cuerpo.

La testosterona, la principal hormona sexual masculina, y otras hormonas que tienen efectos masculinizantes son fabricadas principalmente en los testículos. No es hasta después de los testículos se desarrollan y se agrandan durante la pubertad es que pueden alcanzar un nivel de hormonas en el torrente sanguíneo suficientes para iniciar el proceso de la calvicie. Además de los testículos, las glándulas suprarrenales, situadas encima de cada riñón en hombres y mujeres, producen hormonas androgénicas. En las mujeres, los ovarios son una fuente adicional de hormonas que pueden afectar el crecimiento del cabello.

El dihidrotestosterona (DHT)

La hormona que parece estar directamente involucrada en la alopecia androgenética es un derivado de la testosterona llamado dihidrotestosterona (DHT). El DHT, formado por la acción de la enzima 5-a-reductasa sobre la testosterona, se une a sitios receptores especiales en las células de los folículos pilosos genéticamente susceptibles provocando la miniaturización y eventualmente la calvicie.

En los hombres, la actividad de la 5-a-reductasa es mayor en el área de calvicie, que conduce al desarrollo del patrón de pérdida del cabello. Normalmente empieza con el retroceso de la línea de implantación del cabello y entradas y/o el adelgazamiento de la coronilla. Puede empezar tan temprano como la adolescencia o puede aparecer más tarde en la vida.

La 5-alfa reductasa | la testosterona

La 5-alfa reductasa tipo II, la forma predominante en los folículos pilosos, puede ser bloqueada por medicamento para la pérdida del cabello finasterida (Propecia). El químico finasterida se une a las moléculas de 5-alfa reductasa y les impide convertir la testosterona en DHT. La resultante disminución en la concentración de DHT es el detener o invertir el proceso de miniaturización.

Es interesante considerar que mientras el crecimiento del cabello en el cuero cabelludo no es dependiente de andrógenos, la pérdida de cabello del cuero cabelludo es dependiente de andrógenos.