Las Funciones del Cabello

0
871

Las Funciones del Cabello

Las razones por las que tenemos cabello, y las funciones de sus patrones de crecimiento no se entienden completamente. Nuestros antepasados prehistóricos eran mucho más peludos de lo que somos hoy, la razón de la disminución de la vellosidad en el hombre moderno es desconocida, aunque es razonable suponer que se asemeja al uso de ropa para el calor y la protección contra el sol y el trauma físico. El pelo sirve como aislante del frío, sin embargo, esto no explica por qué diferentes grupos humanos tienen distintos patrones de crecimiento del pelo. La mayoría de las personas de ascendencia asiática tienen muy escaso vello corporal y facial, pero algunos de estos pueblos, como los Inuit, los tibetanos y los mongoles habitan en algunas de las regiones más frías de la tierra.

El pelo tiene la función adicional de ampliar la capacidad sensorial de la piel más allá de su superficie. Aunque el pelo humano carece de la riqueza de fibras nerviosas sensoriales que se encuentran en la raíz de los bigotes de algunos animales, cada pelo tiene una fibra nerviosa va al bulbo del folículo piloso. El desplazamiento mecánico de cada cabello provoca una sensación que se traduce en un movimiento de concientización sobre la superficie de la piel. Por ejemplo, cuando una hormiga o mosca camina sobre un brazo, uno siente el desplazamiento de pelos causada por el insecto.

El cabello también juega un papel en los mecanismos de defensa en la mayoría de las pieles de animales con pelo. Cuando un animal se enfrenta a un enemigo potencial, las cerdas de su pelaje se erizan, apoyadas en el extremo verticalmente para hacer el animal parezca más grande y más amenazante. En los perros esta respuesta es más visible en el área del cuello donde el vello del cuello, llamados hackles, se erizan. En gatos, la respuesta más visible está en la cola. Un ejemplo extremo de la utilización del pelo cuando el animal de siente amenazado se produce en el puerco espín: sus espinas, que son pelos modificados, se erizan del cuerpo cuando el animal se siente amenazado. El puerco espín ha convertido una reflejo (que en la mayoría de los animales es puramente defensivo) en una formidable arma. En el hombre moderno, con relativamente escaso vello corporal, sólo rastros vestigiales de estas reacciones permanecen. Un pequeño músculo, llamado el erector pili, conecta la parte inferior de cada cabello con la parte de debajo de la piel. Cuando estás asustado, frío o enojado, estos pequeños músculos se contraen, causando el pelo que se pare en el extremo.

Cada cabello contiene también una pequeña glándula llamada la glándula sebácea, situada junto al pelo. Las glándulas sebáceas fabrican una sustancia grasa amarilla, llamada sebo, que lubrica el pelo. Cada vez que el músculo del erector pili se contrae, la glándula se aprieta, y una pequeña cantidad de lubricante se aplica a la superficie del cabello.

El cabello, junto con la pigmentación de la piel, es la principal protección natural que tenemos contra los dañinos rayos ultravioletas del sol. El cuero cabelludo también desempeña un papel importante en la prevención de trauma mecánico en el cráneo. El pelo actúa como un “lubricante seco” en las zonas que rozan, como debajo de los brazos y en la ingle, y sirve para dispersar las feromonas (secreciones que están implicadas en la atracción sexual).

El cabello es parte integral de nuestra imagen corporal y puede tener una profunda influencia en nuestra autoestima y confianza en sí mismos. No hay ninguna otra parte de la anatomía humana que pueda ser cambiada o manipulada con tanta facilidad. El cabello puede ser arreglado, estilizado, ondulado, enderezado, teñido, trenzado, o cortado y, a diferencia de los tatuajes o perforaciones en el cuerpo, los cambios realizados en nuestro cabello puede ser revertidos completamente. El cabello sirve como un importante medio de auto-expresión y la pérdida de esta forma de auto-expresión en aquellos que se convierten en calvos podría explicar, al menos en parte, la desesperación que pueden experimentar.