TRATAMIENTO CON PROSTAGLANDINA PARA LA CAÍDA DEL CABELLO

0
288
latanoprost

El Latanoprost, un análogo de la prostaglandina, estimula el crecimiento de las pestañas en pacientes que lo utilizan en preparaciones oculares para el glaucoma y en el crecimiento del vello corporal y del cuero cabelludo cuando se usa tópicamente en varios modelos animales. ¿Serán los análogos de la prostaglandina los siguientes agentes utilizados para tratar diversas formas de alopecia?

El Latanoprost fue documentado por primera vez como un estimulante del crecimiento del cabello por Johnstone en 1997. Cuando se descubrió que Latanoprost aumentaba el crecimiento de las pestañas, se realizaron más estudios para identificar el papel de la prostaglandina en el crecimiento del cabello. Hubo un aumento medio en la longitud de las pestañas del párpado inferior del 19,5 por ciento en el ojo tratado con latanoprost (rango, 0% -36%). Al revisar los registros y las fotografías de 89 pacientes con glaucoma con hipertricosis después de un tratamiento unilateral con latanoprost tópico, Johnstone encontró cinco pacientes que habían sido tratados durante un breve intervalo (menos de 3 semanas) que mostraron un aumento en el número, la longitud, el grosor y la pigmentación de pestañas similares a otras que habían sufrido un tratamiento sostenido. Latisse es un análogo de la prostaglandina de la prostaglandina F2a y se prescribe para aumentar el crecimiento del vello de las pestañas, con grandes esfuerzos para extenderlo al tratamiento de las alopecias del cuero cabelludo. Latanoprost y Bimatoprost se utilizaron para disminuir la presión ocular en el glaucoma y se observó que causaron el alargamiento del cabello. Existe precedente para sospechar la importancia de los lípidos en la función del folículo piloso, particularmente en el contexto de la glándula sebácea y las alopecias cicatriciales. Sin embargo, el descubrimiento de la potencia del latanoprost y el bimatoprost para inducir el alargamiento del cabello humano sigue siendo una de las pruebas más sólidas para implicar a las prostaglandinas en la función del folículo piloso.

Ahora se sabe que la prostaglandina D2 (PGD2) inhibe el crecimiento del cabello y la prostaglandina E2 y F2α (PGE2 / F2α), promueven el crecimiento del cabello. Un estudio aleatorio, doble ciego, controlado con placebo de un PGF2α aplicado tópicamente a hombres con AGA mostró un aumento en la densidad del cabello y también extendió la fase anágena. Se ha encontrado que PGD2 está elevado en el cuero cabelludo de los hombres calvos, pero actualmente no hay estudios clínicos disponibles para evaluar el efecto de un antagonista de PGD2 en el crecimiento del cabello.

 

Mecanismo con el Minoxidil

Quizás el estudio más relevante sobre el efecto del latanoprost en el crecimiento del vello del cuero cabelludo es el de Uno et al, quien utilizó un modelo de macaco de la alopecia androgenética. Los resultados de este estudio bien controlado (8 monos, 4 tratados y 4 que sirvieron como controles), mostraron que el tratamiento con 50 mcg/ml de latanoprost al día durante 5 meses causó un crecimiento mínimo del cabello, mientras que 500 mcg/ml al día durante 3 meses crecimiento del cabello inducido de moderado a marcado. Se observó una tasa de conversión del 5-10 por ciento de pelos vellosos a pelos intermedios o terminales. El grupo de control no mostró ningún efecto. Stjernschantz encontró un efecto hipertricótico significativo de un agonista selectivo del receptor de prostanoides (fluprostenol) sobre el crecimiento del cabello, según se determina al medir la tasa de recrecimiento de la piel en ratones CBA-J machos adultos.

Especulando que la activación de la prostaglandina-H sintasa (PGHS) -1 podría ser el mecanismo por el cual el minoxidil estimula el crecimiento del cabello in vivo, Michelet et al, demostró que el minoxidil es de hecho un potente activador de PGHS-1 purificado, al evaluar el consumo de oxígeno y la producción de prostaglandina (PG) E2. Esta activación también se evidenció por el aumento de la producción de PGE2 por los fibroblastos BALB/c 3T3 y por los fibroblastos de la papila dérmica humana en cultivo. Estos hallazgos sugieren que el mecanismo detrás del efecto estimulante del crecimiento del cabello del minoxidil es la estimulación de la síntesis de PGE2. Si esta conclusión fuera el caso, sería lógico pensar que otros activadores de PG (análogos de PG) más específicos podrían mostrar resultados aún mejores.

Aunque los folículos pilosos del cuero cabelludo y los folículos de las pestañas no son idénticos, y uno no puede simplemente extrapolar el efecto de un fármaco en un tipo de cabello a otro, creemos que un poderoso estimulante del cabello que actúa sobre un tipo de cabello también debe actuar sobre otros tipos. Varios de los estudios experimentales mencionados anteriormente apoyan los efectos estimulantes de los análogos de la PG en pelos distintos de las pestañas (es decir, el pelo del cuero cabelludo y el pelo del cuerpo). Además, si el mecanismo propuesto para la acción del minoxidil es de hecho a través de su efecto estimulante de la síntesis de PGE2, entonces uno debería preguntarse por qué necesitamos estimular la síntesis de la PG si podemos usarlo directamente. El minoxidil (que ha sido utilizado por las mujeres para engrosar sus pestañas y tratar la alopecia areata de esta área) mostró resultados inferiores en el crecimiento de las pestañas que los descritos para el latanoprost. Minoxidil y finasteride deben usarse continuamente para mantener los resultados y, una vez descontinuado, el proceso natural de calvicie se reanuda. Los análogos de PG tienen un efecto mucho más poderoso y duradero.

Si bien no creemos que los análogos de PG puedan surgir como la panacea para la alopecia androgenética, creemos firmemente que son excelentes candidatos para convertirse en los primeros fármacos de elección para esta aflicción al lograr un mayor éxito terapéutico que otras preparaciones disponibles actualmente. Debido a que es altamente improbable que los dermatólogos encuentren el efecto de las gotas para los ojos en el crecimiento de las pestañas, y debido a que la mayoría de la literatura relevante aparece en las revistas oftalmológicas, la mayoría de los dermatólogos saben muy poco acerca de los efectos prometedores de estos nuevos medicamentos. Esperamos que este intento de aclarar a nuestros colegas acerca de estos hallazgos estimule nuevas líneas de investigación que estimulen de manera confiable el crecimiento de cabello nuevo y duradero.

En el futuro el conocimiento actual sobre prostaglandina aumentará y se darán los pasos futuros necesarios para traducir estos hallazgos en terapias novedosas para pacientes con alopecia androgenética.