Tiña capitis, enfermedad causada por una infección micótica

0
513

La tiña capitis es una enfermedad causada por una infección micótica superficial de la piel del cuero cabelludo, las cejas y las pestañas, con una propensión a atacar los tallos del cabello y los folículos . La enfermedad se considera una forma de micosis superficial o dermatofitosis. Se le conoce también cono la tiña del cuero cabelludo y la tiña tonsurans. En los Estados Unidos y otras regiones del mundo, la incidencia de tiña capitis está aumentando.

La tiña capitis generalmente afecta a los niños prepúberes de entre 3 y 10 años de edad, aunque también puede afectar a los adultos posmenopáusicas que cuidan a los niños pequeños.

Se encuentra más comúnmente en áreas urbanas y se muestra como parches redondeados y escamosos de piel con pérdida de cabello fino y puntos negros, que pueden ser difíciles de detectar cuando son leves.

 

Es más frecuente en niños que en niñas.

Si bien Microsporum canis es la causa más común de los casos en Europa, especialmente en los países mediterráneos de la frontera, Trichophyton tonsurans se describe como “altamente prevalente” en otras regiones de Europa, según informes de 50 a 90 por ciento de los diagnósticos.

Microsporum canis es un hongo que puede infectar las capas superiores de la piel de los gatos domesticados. También se puede encontrar en la piel de perros y humanos, como tal, es en gran parte transmitido por animales, especialmente cachorros.

Durante los últimos 50 años, el agente etiológico predominante de la tiña capitis en los Estados Unidos y en Europa occidental ha cambiado de la Microsporum audouinii a Trichophyton tonsurans. Se cree que esto se debe en parte a la sensibilidad de M audouinii al tratamiento con griseofulvina y, en parte, a la importación de T. tonsurans por parte de personas que emigran de áreas geográficas donde ese vector había sido la causa principal de la tiña capitis. Con estos cambios, se revisan las perspectivas de nuevas terapias con los nuevos agentes antimicóticos itraconazol, fluconazol y terbinafina.

 

Existen dos formas clínicas de tiña del cuero cabelludo:

 

Inflamatoria:

Se pueden observar placas de alopecia eritematosa con lesiones escamosas, foliculitis pustulosa y nódulos purulentos denominados Querion de Celso. Estas lesiones se acompañan de prurito, áreas dolorosas, y pueden observarse linfadenopatías locales y regionales, fiebre y reacciones de hipersensibilidad.

 

No inflamatoria:

Es la más común de las dos y como su nombre lo sugiere, se caracterizan por tener poca o ninguna reacción inflamatoria. Son lesiones descamativas, alopécicas con numerosos puntos negros, lugar de los pelos rotos en la superficie, justo al nivel de la epidermis.

La dermatitis seborreica, la atópica y la psoriasis son muy similares en su presentación clínica. El examen directo con KOH al 30% y el cultivo micológico (agar de Sabouraud) confirman la dermatofitosis correcta, de existir una. La toma de la muestra puede ser un procedimiento adecuado para los niños, donde el cepillado de la lesión es más tolerante que un bisturí, depresor lingual o pinzas.

La tiña capitis generalmente se trata con terapias antifúngicas, ya sean orales o tópicas, y el tratamiento suele ser a corto plazo, generalmente a diario durante unas semanas.

Algunas de las opciones más populares incluyen ketoconazol oral, ketoconazol medicado o champú con sulfuro de selenio y crema antimicótica de miconazol. La fuerza y la frecuencia de uso serán determinadas por el tratamiento profesional que prescribe, incluidas las opciones disponibles sin receta, y se basan en factores que incluyen la edad y la salud general.

Sin tratamiento, algunos casos pueden desarrollar alopecia permanente y también pueden causar una mayor propagación de esta infección.